Curso de Comedia | Blog
Curso de comedia es un blog sobre el mundo del humor, desde la escritura de guiones cómicos hasta la puesta en escena de espectáculos de stand-up, teatro, improvisación, televisión, radio y otros medios.
comedia, humor, risa, monólogos, victor grande, stand-up comedy, stand-up, escritura, guión, emprendedores, concursos, televisión, radio, prensa, show, espectáculo, magia
3957
blog,paged,paged-3,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Blog

¡Bien! Parece ser que ya tenemos montado un nuevo espectáculo de comedia completo y ahora sólo falta que vea la luz y que el mundo se empape de nuestra infinita gracia...¿En serio? ¿Sólo queda eso? Nada más lejos de la realidad. El verdadero reto acaba de comenzar. En este post hablaré de dos aspectos importantes de cara a sacar nuestro show adelante y empezar a actuar con él por todas partes: las pruebas y el preestreno. Aquí es cuando nuestra familia y amigos van a empezar a odiarnos un poco, pero es necesario. Sigue leyendo, insensato.

Continuando con el ciclo de posts "Pariendo un nuevo show" quería hablaros hoy de la puesta en escena. Una vez hemos escrito una primera versión estable del espectáculo, llega el momento de pensar y probar cómo escenificar cada bloque, cada rutina y cada gag para buscar la comicidad en base al ritmo, la cadencia, la expresión corporal y las pausas. Además será necesario pensar en si harán falta componentes externos más allá de nosotros mismos con un micrófono: música ambiente, proyector, objetos de algún tipo, una guitarra... En el caso de los monólogos clásicos de stand-up no es necesario ningún elemento externo, pero como la mayoría de los cómicos no solo hacen stand-up en sus espectáculos, creo que es conveniente tener en cuenta estas opciones. Como en los posts anteriores, os cuento mi experiencia en este aspecto con #LaVidaPasaVolando. Vamos allá.

¡Eh, tú! ¿Te gustaría saber cual es la mejor hora para escribir comedia? ¿Y el mejor sitio para escribir comedia? ¿Y la forma más rápida para escribir buena comedia? La respuesta a estas preguntas quizás se encuentre en los próximos párrafos de este post o quizás no, pero como se que te pica la curiosidad voy a tratar de no defraudarte demasiado. Antes de empezar, me preparo un café. Es parte del ritual.

Recuerdo perfectamente la primera vez que me subí a un escenario y agarré un micrófono. De hecho, el término "agarrar" es muy acertado, porque se trataba de un micrófono de mano, con cable, enganchado en un pie de micro y lo agarré con tal fuerza que al acabar me dolían los dedos, entre nervios y tembleques. Me gustaría hablaros hoy de los distintos tipos de micrófonos que os vais a encontrar y lo diferente que es actuar con unos y con otros. Al principio de vuestras carreras, que no tenéis equipo propio y tampoco podéis exigir (o pedir amablemente) un tipo de microfonía particular, lo más común es que tengáis que adaptaros al micrófono que os proporcionen y punto. Vamos con el listado, sus ventajas y sus inconvenientes.

Se que cae de cajón, pero una buena fotografía de estudio nos vende mejor que una foto cutre sacada con la cámara de un colega. En nuestro afán por hacernos un hueco en el complicado y cada vez más masificado mundo de la comedia en España, la promoción y el marketing personal se hacen cada vez más importantes. Y como somos cómicos y no magnates del petróleo, nos duele en el alma y en el bolsillo pagar a alguien para que nos promocione y nos venda. Pero, creedme, con un pequeño desembolso económico bien invertido en una buena sesión de fotos vuestra imagen de cara a la búsqueda de bolos mejorará considerablemente. Os pongo un ejemplo: el mío. 

Slapstick es un subgénero de comedia que consiste básicamente en que los protagonistas se caen, se golpean, chocan, corren y tropiezan. A priori, una premisa muy básica de la que muchos cómicos renegarán pero funciona. ¿Y porqué funciona? Porque, admistámoslo, nos reimos con el dolor ajeno, siempre que no tenga consecuencias fatales. Cuando uno de nuestros amigos tropieza por la calle, la primera reacción es reirnos. Cuando vemos el video de un gatito en Internet caerse de un sofá, nos partimos el eje. Cuando a un reportero le vuela el peluquín en medio de un tornado, nos da la risa. Pues eso es la base del Slapstick: el golpe, la torpeza y la vergüenza ajena. Es humor físico en estado puro.

Tras la trágica muerte de Robin Williams el pasado 11 de Agosto de 2014, me ha parecido oportuno repasar su carrera como cómico de stand-up. Hasta hace pocas horas iba a ilustrar este post con el video completo de su último show:  Weapons of Self-Destruction (Armas de auto destrucción masiva) que se encontraba disponible con subtítulos en español en Youtube, pero la HBO, titular del video, lo ha reclamado hace un rato (aguilillas!!!). Así que para ilustrar este post os dejo un video de cinco minutos de uno de los shows de Williams en el que hace un repaso de acentos ingleses, drogas y alcohol sencillamente genial. A continuación descubriréis algo de la historia de Robin Williams como cómico de stand-up y detalles de su particular estilo de hacer comedia.

No pretendo ser pretencioso en el título de este post, pero sí un pelín sensacionalista. Vale, lo admito, estoy tratando de captar vuestra atención. Me gustaría contaros en este post el método que he utilizado durante la temporada 2013/2014 para escribir un texto cómico diario para el programa Gente Despierta de Radio Nacional. No es un método infalible ni estandarizado y probablemente no se vaya a estudiar jamás en ninguna escuela de comedia, pero a mi me funcionó y me apetece compartirlo con vosotros. Ahí va...