Curso de Comedia | La importancia del entorno para la comedia en directo
Curso de comedia es un blog sobre el mundo del humor, desde la escritura de guiones cómicos hasta la puesta en escena de espectáculos de stand-up, teatro, improvisación, televisión, radio y otros medios.
comedia, humor, risa, monólogos, victor grande, stand-up comedy, stand-up, escritura, guión, emprendedores, concursos, televisión, radio, prensa, show, espectáculo, magia
4347
post-template-default,single,single-post,postid-4347,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

La importancia del entorno para la comedia en directo

Este fin de semana tuve tres actuaciones que me hicieron vivir una pequeña montaña rusa de emociones. Os pongo en antecedentes: los tres bolos fueron en bares. El primero fue maravilloso, el segundo horrible y el tercero absolutamente genial. Escribo este post para lamerme un poco las heridas por ese bolo horrible que empañó un gran fin de semana y de paso, reflexionar sobre el futuro.

El cansancio

Desde hace un tiempo empiezo a notar un cansancio que va más allá de lo físico cuando actúo en entornos poco apropiados para la comedia. Hablo de bares, restaurantes o pubs que no cuidan la comedia, sino que simplemente quieren atraer gente y hacer caja. Hablo de actuaciones en sitios donde la gente está comiendo mientras actúas, bares donde te dicen que esperes a actuar hasta las doce o una de la madrugada (cuando venga gente…) o locales en los que no hay ni un mísero cartel anunciando el bolo. Llevo muchos años y muchos bolos de este estilo, donde hay que remar y remar para sacar una actuación adelante y donde te puedes encontrar con verdaderos infiernos.

Voy a comparar los tres bolos del fin de semana en una tabla:

[su_table]

BOLO 1
(BUENO)
BOLO 2
(HORRIBLE)
BOLO 3
(BUENO)
Escenario/tarima SI NO SI
Roll-up/biombo NO NO SI
Foco NO NO NO
Equipo de sonido propio SI NO SI
Técnico de sonido SI NO NO
Sillas orientadas a escenario SI NO NO
Cartelería en el local SI (uno) SI (uno) SI (cinco o seis)
Experiencia previa en monólogos NO NO SI (3 meses programando)
Difusión en redes sociales gratuíta SI SI SI
Difusión en redes sociales pagada NO NO SI
Implicación de los dueños SI NO SI
Entrada NO NO NO

[/su_table]

Poco más habría que añadir, si tenemos en cuenta que:

  • Los tres locales eran bares (no salas ni teatros)
  • En los tres locales la entrada era gratuita (yo cobré caché)
  • El material de comedia era el mismo en los tres

¿Por qué el segundo bolo fue horrible y los otros dos fueron maravillosos? ¿Es por culpa del cómico? ¿Tendrá algo que ver las condiciones del local o el grado de implicación de la gerencia con la propia actuación?

La decisión

Una mala noche la tiene cualquiera, eso está claro. No le puedes hacer gracia a todo el mundo, eso también está claro. Pero cuando llevas en tu haber mil y pico actuaciones y los malos bolos suponen un 2% o un 3% del total, uno puede llegar a pensar, sin caer en la soberbia, que quizás el problema principal de esa mala noche no ha sido el cómico, sino una serie de catastróficas desdichas.

Cuando la otra noche finalicé mi bolo horribilis, tenía tal cansancio mental, físico e incluso metafísico (si es que se puede) que me reafirmé en una decisión que estoy planeando tomar este 2017. A partir de este año dejaré de actuar en locales que no cumplan una serie de requisitos mínimos que favorezcan la comedia o que al menos, no la estropeen antes de empezar. Probablemente pierda algún que otro bolo, pero ganaré en salud y en algo importante en este oficio: el prestigio y la exclusividad. No verás a un cómico famoso actuando en un bar de borrachos. Pues tampoco los cómicos no televisivos deberíamos hacerlo.

Otro tema aparte es la cuestión de trabajar a caché o cobrar entrada. Mi consejo a todos los locales es que cobren entrada siempre, aunque sea mínima, pero casi ninguno quiere hacerlo. Solo las salas y los auditorios funcionan así, salvo raras excepciones. Esa es otra batalla y otro post. Gracias por leer.

About the Author /

vicgrande@gmail.com

3 Comments

  • Jose
    28 marzo, 2017

    Totalmente cierto. Llevo poco en esto de hacer monólogos (3 años y pico) junto a mis compañeros que llevan casi 15 años, y al principio no entendía esos pequeños detalles que hacen que la actuación funcione, el público disfrute, el dueño de la sala vea que ha invertido bien su dinero y evitar frustraciones propias.

    Un par de veces en carnes propias he experimentado actuar en lugares no apropiados, con un ambiente no adecuado, sin sonido, etc… y la experiencia es extremadamente frustrante para todos.

    Desde entonces, pedimos ciertas condiciones mínimas para poder actuar y, aun así, hay veces que las condiciones no son precisamente óptimas.

    Mucho ánimo y suerte en el proceso de “aprendizaje”.

  • Santiago Liébana
    31 enero, 2018

    Es cierto que al principio (hablo como novato) arreamos con todo lo que sea y venga por delante con tal de poder sacar a la luz nuestro material, llámalo mamoneo, llámalo ganas de hacer cosas. Pero me parece acertadísimo lo que comentas: Salvo en necesidad económica o personal extrema (que puede pasar y se puede entender) tanto es necesario por la salud veterinaria del propio cómico como incluso del local donde actúa (tengo poca experiencia pero ya me he encontrado un par de sitios con muy buena intención pero que para nada tienen claro cómo montar algo así) tener unos mínimos en cuanto a entorno se refiere, ya que focalizan mucho más el espectáculo, aunque sea en bar y le dan mucho más valor, tanto por la “energía” que generan como por la imagen profesional, que no parezca un tío en un bar que se sube con el micro del Karaoke a contar cuatro chistes.

    Gracias por el post 😀

Post a Comment