Curso de Comedia | [Reseña] “La oveja negra” de Danny-boy Rivera
Curso de comedia es un blog sobre el mundo del humor, desde la escritura de guiones cómicos hasta la puesta en escena de espectáculos de stand-up, teatro, improvisación, televisión, radio y otros medios.
comedia, humor, risa, monólogos, victor grande, stand-up comedy, stand-up, escritura, guión, emprendedores, concursos, televisión, radio, prensa, show, espectáculo, magia
4199
post-template-default,single,single-post,postid-4199,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

[Reseña] “La oveja negra” de Danny-boy Rivera

Fotografía: Sue Rainbow

Danny-boy Rivera es un joven cómico gallego que lleva varios años trabajando en Madrid, como cómico residente en La Chocita del Loro y como presentador de las noches de Comedy Central, entre otros muchos proyectos.

Este fin de semana aproveché una tarde libre de mi pequeño tour de bolos por la capital para asistir a su show “La oveja negra” que podéis disfrutar en diferentes horarios y salas visitando la página de la Chocita.

La oveja negra es un show que bebe directamente del más puro standup estadounidense. Elevado tono de voz, actitud de cabreo y extrañeza, interjecciones y dejes propios de la comedia negra neoyorquina (¿Sabéis de que mierda os hablo, tíos? ¿Qué cojones…?). Danny-boy es un Chris Rock blanco y con acento gallego, que pasa de lo cotidiano a la crítica social más ácida en un parpadeo.

En la primera parte nos encontramos con la vida, con las relaciones, con la estupidez humana de cada día, narrada a ritmo vertiginoso, con un tempo magistralmente llevado, con preguntas retóricas al público que no esperan respuesta, con un acting ligero que deja brillar más al texto que a la pose. Y en la segunda parte llega la cera.

Tras el descanso vienen las hostias. Los amigos de lo ajeno encorbatados que nos gobiernan, los señores de túnica que dicen “tomad y bebed”, las minorías que critican sus chistes sobre minorías en Internet… la controversia, el ácido, la bilis, risas incómodas, señores mayores que se revuelven en sus asientos y jóvenes que asienten cuando se dan cuenta de lo adormecidos que están protestando desde el anonimato de su smartphone.

Pero Danny-boy Rivera no trata de evangelizarnos, ni siquiera de aleccionarnos, porque en sus palabras se advierte un timbre de desesperanza, de batalla perdida, de asunción de derrota. Simplemente constata que estamos condenados. Y de esa tragedia nace su humor.

Te ríes a carcajadas, aplaudes, sales y te vas a casa atravesando la Gran Vía y sus pantallas gigantes, sus hipsters de Inditex y cuando te acercas a la parada del metro y ves mantas y cartones, te petardean las palabras del fulano vestido de negro que hablaba como un negro del Bronx sobre lo negro que está el panorama. Y ya no sonríes, porque te has hecho un poquito más mayor. Gracias, Danny-boy Rivera.

About the Author /

vicgrande@gmail.com

2 Comments

  • Sue
    22 febrero, 2015

    Unos CRACKS que estáis hechos!!!! 😀

  • Danny Boy-Rivera
    22 febrero, 2015

    Joder Víctor, esta crítica esconde más talento que mi show… así no vale!!! jejejeje Gracias compañero 🙂

Post a Comment