Robin Williams, el cómico

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Tras la trágica muerte de Robin Williams el pasado 11 de Agosto de 2014, me ha parecido oportuno repasar su carrera como cómico de stand-up. Hasta hace pocas horas iba a ilustrar este post con el video completo de su último show:  Weapons of Self-Destruction (Armas de auto destrucción masiva) que se encontraba disponible con subtítulos en español en Youtube, pero la HBO, titular del video, lo ha reclamado hace un rato (aguilillas!!!).

Así que para ilustrar este post os dejo un video de cinco minutos de uno de los shows de Williams en el que hace un repaso de acentos ingleses, drogas y alcohol sencillamente genial.

A continuación descubriréis algo de la historia de Robin Williams como cómico de stand-up y detalles de su particular estilo de hacer comedia.

El estilo Robin Williams

Robin Williams es un cómico metralleta, habla a una velocidad vertiginosa y prácticamente no deja respirar a la audiencia. Intercala multitud de interjecciones y expresiones y vomita texto a lo loco.

Fijaos que está bebiendo agua continuamente y es un clásico la mesita con multitud de botellines de agua que irá abriendo y bebiendo cada pocos minutos. Por cierto: ¡Agua!. A mis alumnos siempre les recomiendo no beber alcohol ni antes de actuar ni durante. Después que beban lo que quieran.

Los puntos fuertes de Robin Williams como actor y como experto en voces quedan patentes en sus rutinas. Acting brutal, mímica, gesticulación y sobre todo esas voces y acentos marcados en los que entra y sale a una velocidad pasmosa. 

Ojo: En el minuto 1:30 se queda en blanco y recibe la ovación del público mientras recuerda el texto. Por un momento he dudado de si se ha quedado en blanco de verdad o si formaba parte del show, porque estaba hablando de la marihuana. Pero repasando el video, yo apostaría a que se queda en blanco de verdad (Veis, le pasa hasta a los más grandes!).

Para mi, la mejor parte es la del final, cuando habla de cómo los escoceses inventaron el golf.

Y ahora, un poco de historia…

Robin Williams y la Stand-up Comedy

Robin Williams inicia su carrera de cómico a principio de los años 70 en la zona de San Francisco (California). En los años 60, San Francisco se había convertido en el centro neurálgico del renacimiento del rock y se comenta que Williams realizó en los 70 un reformulación del género de la comedia.

A mediados de los 70 se muda a Los Ángeles y continúa haciendo stand-up hasta que en año 77, mientras actuaba en el Comedy Club, el productor de televisión George Schlatter lo vio y le preguntó si querría aparecer en un revival de su show Laugh-In. Shlatter se dio cuenta del potencial de Robin y vaticinó su éxito posterior.

Fue en Laugh-In donde Williams realizó su debut en TV, mostrando sus rutinas cómicas en la pequeña pantalla. Estas fueron sus primeras palabras a la audiencia:

“Señoras y señores, esta noche voy a hablarles sobre los serios problemas que ocasiona la esquizofrenia – No! no lo hará! CÁLLATE! DÉJALE HABLAR!”

El programa no fue muy exitoso pero Robin Williams ya era imparable tanto en tele como en auditorios. Woody Allen recomendó a su manager Jack Rollins que ayudase a catapultar a Williams, junto con otros cómicos emergentes como David Letterman. Uno de sus ídolos de la infancia era Jonathan Winters, que además de editar multitud de albumes cómicos, era un actor habitual de sketchs en  The Tonight Show starring Johnny Carson. Tiempo después, ambos compartirían serie de televisión: Mork & Mindy (otro pelotazo para Robin, que interpretaba al hijo alienígena de Winters). O sea, el sueño de cualquier cómico: acabar actuando con uno de tus ídolos de la infancia.

Entre 1982 y 2002, intercalado con su prolífica carrera de actor, Robin Williams tuvo varios espectáculos cómicos: An Evening With Robin Williams (1982), Robin Williams: At The Met (1986) y Robin Williams Live on Broadway (2002). A partir de ahí, silencio absoluto hasta que en 2008 anunció el que sería su último show cómico: Weapons of Self-Destruction.

Os dejo, para finalizar, un comentario del propio Robin Williams sobre la vida del cómico de stand-up:

“Es un trabajo brutal. Y pasa factura. Además, el estilo de vida lleno de fiestas, bebida, drogas… Y si viven en la carretera, aún más brutal. A veces necesitan parar un momento y respirar, pero la comedia te llama de nuevo. Los cómicos se queman porque vienen y van. De repente eres el mejor y de repente otro es el mejor. Eso, a veces, acaba amargando. A veces se dan por vencidos. Y, de repente, resurges y vuelves de nuevo. Otras veces colapsas. La presión  te golpea. Te obsesionas y pierdes el foco en lo que realmente necesitas.”

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Contacta

Te responderé lo antes posible.

Enviando
o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account

Ir a la barra de herramientas